#5 - Distorsión

#5 – Distorsión

formas de ser, ver y hacer

#4 - Retrofuturo

#4 – Retrofuturo

formas de ser, ver y hacer

#3 - Lúdica-MENTE

#3 – Lúdica-MENTE

formas de ser, ver y hacer

2# - Pertenencia

2# – Pertenencia

formas de ser, ver y hacer

#1 - Búsqueda de la pureza

#1 – Búsqueda de la pureza

formas de ser, ver y hacer

El Diseñador como transformador social


Slow up, Sustentabilidad

— mayo 16, 2015

 Diseño sostenible y sustentable, compromiso social, proyectos colaborativos (D.I.W.O) (Do It With Others), ecodiseño, son estandartes tomados por el diseño actual a la hora de plantear nuevos productos y procesos, olvidando quizá que detrás de este nuevo modelo eco-sociocultural, el diseñador cumple un rol fundamental como agente de cambio.

Si hay algo con lo que cualquiera de los mortales asocia al diseño, es con la producción de un objeto final, de “cosas lindas”, siendo esta visión bastante simple y acotada.

Un diseñador que se precie de tal, sabe y expresa a quien quiera oír, que el diseño es mucho más que hacer una “linda camisa”,  “dibujitos” para textiles ó un sillón “soñado”: el diseñador está capacitado para utilizar al diseño como herramienta de acción: para generar un nuevo proceso productivo, una innovación en la morfología o una comunicación más eficiente; el diseñador, debe tener la capacidad de reinventarse y adaptarse a las nuevas demandas de las sociedades contemporáneas.

Como afirma el artista, diseñador sueco y teórico de moda, Otto Von Busch, mecenas  creador de proyectos como The Dale Sko Hack, donde aplica el “Fashion  Hacktivism” (Hackeado de moda),La moda no es un juego de ilusiones, sino otra realidad, y esta otra realidad de la moda puede emplearse como herramienta para dirigir un cambio en nuestro trabajo físico, siendo participes activos en un proceso de cambio social a través de la moda”. (i).

“(..) Un pensador y activista/practitioner (pensar + hacer) no lineal. Que investigue y piense y que al mismo tiempo desarrolle/haga. No se puede disociar el thinking del acting”, afirma  Ainara Martín,  ideóloga del Fabriclab AmonaTela. (ii).

De acuerdo a esta última definición, podemos enmarcar al Slow Fashion dentro de esta categoría, más cercana quizá a los diseñadores independientes, que signan su  biorritmo creativo en la esencia ,la sustentabilidad y autenticidad de su propio Ser creativo, en un comportamiento emprendedor deAutoconfianza e independencia”, (iii); que disfrutan del proceso del “saber-hacer”  cuasi artesanal, “poniendo el alma y el cuerpo” , a través de propuestas originales, singulares, de calidad, que refuerzan el concepto de Diseñador sustentable más allá del producto final, relacionándose más a una actitud y modo de vida,(¡ Y vaya si sabrá el diseñador independiente ser autosustentable!).

En contra-postura, la industria toma al diseñador como un eslabón más de la cadena y no como  individuo, (“Si bien los diseñadores de marcas tienen un acceso privilegiado a los modos de producción de la moda, rara vez disponen del tiempo o la libertad de acción para repensar en los espacios que intervienen”). (iv)

Como alternativa, este artista-diseñador, propone ir más allá de la mera capacidad de elección y producción, busca otras formas de interactuar con él mismo, sus pares y  usuarios, formas  realmente participativas, sostenibles, sustentables, que favorezcan al Desarrollo Humano; un círculo virtuoso un espacio donde todos los actores se vean beneficiados.

Frente a la homogeneización, la diferencia.

En el mundo de la inmediatez, de lo efímero, lo instantáneo, lo individualista, donde el contacto con el exterior queda reducido a la mínima expresión de 140 caracteres; resurgen de las cenizas cual Ave Fénix, los conceptos de comunidad, ética y valores. Pasamos de un pensamiento global a una mirada local, de cercanía, de revalorización de la política del disfrute de las pequeñas cosas, alejándose de la masividad, del desarrollo compulsivo de productos y la “despersonalización” del sistema.

El diseño Slow  es un acto intrínseco de resistencia o un llamado a resistir, a no perderse en lo mundano, lo superficial y pasajero, para dar valor a lo trascendente; A los orígenes, al presente y al futuro en una trilogía sinérgica, que potencia aún más la capacidad creativa del diseñador, poniendo un Stop al diseño mecanizado, repetitivo y “de container”.

Es responsabilidad de los diseñadores y las marcas, que este cambio de paradigma sea un verdadero cambio de consciencia en el mundo del  diseño, donde “ El diseño sostenible se plantea llegar a la raíz y provocar transformaciones realmente significativas(iv), y no que responda meramente a una necesidad del mercado para seguir fomentando el consumismo desmedido, mediante artilugios “marketineros”, captando nuevos adeptos bajo el formato de “eco-chic”: más un rótulo superficial que una alternativa real.

Referencias

(i)            y (iv) Von Busch, Otto. “ FASHION-able. Hacktivism and engaged fashion design”. School of Design and Crafts (HDK).  Faculty of Fine Applied and Performing Arts, University of Ghothensburg.(2008).

(ii)                Martín, Ainara: “Transformation Design: o el cambio de paradigma del diseño”. www.amonatela.wordpress.com  (2013).

(iii)              Mc Clelland, David: “Las 10 características del comportamiento emprendedor”. www.blog.bci.cl (2012).

(v)       Fletcher, Kate: “Gestionar la sostenibilidad en la moda”. Ed: Blume (2012).

 

Texto: Carla F. Benedetti G.

Foto: Ana Fanelii

 

 

 


by ABOUTQ