#5 - Distorsión

#5 – Distorsión

formas de ser, ver y hacer

#4 - Retrofuturo

#4 – Retrofuturo

formas de ser, ver y hacer

#3 - Lúdica-MENTE

#3 – Lúdica-MENTE

formas de ser, ver y hacer

2# - Pertenencia

2# – Pertenencia

formas de ser, ver y hacer

#1 - Búsqueda de la pureza

#1 – Búsqueda de la pureza

formas de ser, ver y hacer

Cuerpo ecológico


Slow up

— mayo 16, 2015

El futuro del cuerpo se incuba en el silencio de la inactividad.

Frente a problemáticas sociales, ambientales y tecnológicas, surge en la década del 80 una corriente cultural que promueve una ética social sustentable, una concientización del  impacto de las conductas de los seres humanos frente al medio ambiente y frente a sí mismos, enfocando la atención en los vectores temporal y cualitativo. La tendencia slow propone tomar el control del tiempo más que someterse a su tiranía, mediante la exaltación de los valores de disfrutar y concientizar.

Las palabras eco, sostenible, sustentable, verde, ético se utilizan para referirse a la comida, la filosofía, la moda, las tendencias, las políticas; promoviendo la humanización de las conductas y actividades.

Pensando al individuo y su quehacer cotidiano desde un ¨enfoque lento¨, podríamos deducir que los partidarios del mismo animan a la pasividad. Muy por el contrario, la actividad selectiva y consciente, el movimiento constante y eficiente es la base en la persecución de cualquier objetivo a nivel grupal, social y global. La clave está en cómo invertimos nuestro tiempo, y aquí aparece el cuerpo como primer ecosistema, complejo y muchas veces inexplorado.

Cabe preguntarse… establecemos una coherencia entre los objetivos que nos proponemos ¨puertas para afuera¨ y el cuidado y la atención que nos brindamos en el día a día? Dimensionamos la importancia que conlleva conocer, escuchar y respetar el propio organismo, sus procesos y sus necesidades?

Pensar-se sustentable

Cuando pensamos en ecología, generalmente asociamos el término al estudio y análisis de las interacciones entre los organismos y su ambiente.Asimismo, si indagamos en su definición específica, de carácter superador y abarcativo, encontraremos que como campo interdisciplinario la misma plantea ¨el estudio de los procesos que influyen en la distribución y abundancia de los organismos, así como las interacciones entre los mismos y la transformación de los flujos de energía¨.

Etimológicamente hablando, tiene su origen en las palabras griegas oikos que significa casa o lugar dónde vivir, y logos que significa ciencia o conocimiento. Sería a grandes rasgos, el conocimiento de la casa o lugar donde se vive.

De esta forma, considerando el cuerpo como el primero y más genuino de los hogares, cabe pensar una ecología del cuerpo. Un marco mediante el cual estudiar los procesos energéticos que en el acontecen, la interrelación de los mismos y las transformaciones que devienen constantemente.

El autor Deepak Chopra en El libro de los Secretos,  describe una ¨inteligencia del cuerpo¨ expresada en hechos cotidianos en el plano de las células, una serie de reglas absolutas que son sencillamente el resultado de la inteligencia biológica, la manera en que funciona la vida. La existencia de un propósito superior por el cual cada célula acuerda trabajar por el bien del todo; la comunión por la cual la incomunicación resulta inconcebible; la conciencia con la que las células se adaptan y son flexibles; la aceptación de la importancia de cada una de ellas; la creatividad con la cual se combinan una y otra vez; el  ciclo de reposo y actividad; la eficiencia con la que operan con la menor cantidad posible de energía; la conexión que deviene en una identidad colectiva inalterable, no dejando lugar para el aislamiento; el compromiso total con el ¨dar¨, generando automáticamente la recepción sin lugar para el acopio; y finalmente la inmortalidad, principio por el cual las células se reproducen para transmitir su conocimiento, experiencia y talentos a su descendencia.

Basta con prestar mínima atención a la lista de características esenciales de las células para comprender la sabiduría que nuestro cuerpo alberga. Propósito superior, comunicación, flexibilidad, creatividad, respeto por los ciclos de reposo y actividad, eficiencia y ahorro de energía, identidad colectiva, entrega y transmisión a la descendencia. Conductas hacia las cuales tendemos naturalmente con sólo restablecer esa escucha olvidada, esa conexión con lo más íntimo.

Frente a la deshumanización de la vida y sus actividades, frente a la devastación del medioambiente y las crisis sociales, el hombre busca, se mueve, resignifica, revaloriza. Vuelve a lo local, a lo artesanal, a lo autóctono, a lo familiar, a lo simple. Vuelve a su cuerpo, vuelve a sí mismo. Tal vez la respuesta se encuentra mucho más cerca.

 

Referencias

http://es.wikipedia.org/wiki/Movimiento_lento#Enlaces_externos

http://www.carlhonore.com/blog/

 

Texto: Prof. María Fernanda Mascaró
Foto: Ana Fanelli


by ABOUTQ